29 mar 2012

Principios Básicos STOTT PILATES® (V): Movilidad y Estabilidad Cervical

Sin Comentarios Sin categoría

A lo largo de esta serie de post sobre los Principios Básicos de STOTT PILATES®, hemos revisado las consideraciones biomecánicas a tener en cuenta durante la realización de cualquier tipo de movimiento en las diferentes partes de nuestro cuerpo. Tan sólo nos queda comentar cómo debemos actuar en relación a una de las zonas más vulnerables de nuestro cuerpo: la columna cervical.

Es muy importante seguir trabajando en el respeto de las curvas naturales de nuestro cuerpo, por lo que deberemos intentar generar una lordosis fisiológica adecuada a nuestra columna cervical. Por ello, uno de los primeros puntos a destacar sería el uso de los apoyos – almohadas adecuadas para poder mantener esta posición. Este factor dependerá de la curvatura de cada uno de nuestros clientes, pudiendo colocarse en diferentes zonas. Si por ejemplo, tenemos una gran curva cervical, colocaremos una almohada con la altura necesaria en la zona occipital como para poder corregirla a un rango adecuado. Antes de realizar cualquier ejercicio, deberemos tener esto en cuenta y asegurarnos de que la zona está libre de tensión.

Nuestra columna cervical deberá seguir los movimientos de la columna torácica, por ello, si durante el movimiento vamos a generar una flexión torácica deberá acompañarse de una flexión cervical. Si vamos a generar una rotación exactamente igual.

Para trabajar la estabilidad dinámica de la columna cervical contamos con músculos estabilizadores locales en la zona anterior, lateral y posterior de nuestras vértebras. Estos músculos se encargan de “sujetar”, pero no colapsar, el movimiento entre los segmentos para evitar desplazamientos o traslaciones innecesarias durante los movimientos. Por ello, incidimos en enseñar y conocer movimientos como la flexión cráneo – vertebral, provocada por músculos como el largo del cuello y de la cabeza, que nos van a proteger a la hora de realizar una flexión torácica contra la gravedad, evitando que se caiga la cabeza hacia atrás. Un defecto en el control motor de esta musculatura podría provocarnos un exceso de trabajo en la musculatura superficial como los esternocleidomastoideos. Esto mismo deberemos recordarlo al realizar el resto de movimientos, generando siempre en primer lugar un movimiento cráneo cervical para mejorar la estabilidad dinámica de la zona.

¿Qué modificaciones utilizáis para trabajar los problemas cervicales? Esperamos vuestras respuestas.

Escrito por
El Autor no ha añadido más información.

Comentarios en Facebook

Sin Respuestas a “Principios Básicos STOTT PILATES® (V): Movilidad y Estabilidad Cervical”

Dejar una Respuesta.